El ritmo es uno de los elementos más importantes del cine, tanto visual como narrativamente, y este dependerá de la manera como se organicen los elementos cinematográficos en la película. Existe una categoría de películas cuyas estructuras rítmicas hacen que sea necesario verlas varias veces. Algunas son tan alucinantes que verlas una sola vez no basta para poder comprenderlas, mientras que otras exponen historias vertiginosas de principio a fin.

Estas películas son obras que exigen una segunda, tercera o incluso décima mirada para poder apreciar completamente sus elementos o simplemente para disfrutarla una y otra vez. Estas cintas tienen algo en común, y es la extraordinaria ejecución y estructura del ritmo que sus directores ejemplifican. Aquí te traemos 15 películas de este siglo que definitivamente tendrás que volver a ver.

15. The Other Guys

Esta comedia protagonizada por Will Ferrell y Mark Wahlberg no se esfuerza en explicar los detalles de su compleja trama, sino que prefiere ofrecer de manera imparable una serie de chistes que a la final constituyen su estructura. El resultado es brillante. La cinta prioriza la bromas sobre cualquier otro elemento sin quitar sentido a la estructura dramática. Con un magnífico sentido del ritmo, esta película es agradable de ver no una sino muchas veces.

14. Mommy

Esta es una de las cintas más intensas que existe. El director Xavier Dolan estructura las partes de la película con diferentes ritmos musicales, y con cada montaje marca una nueva etapa de la relación entre los personajes. La manera en como organiza la historia alrededor de diferentes momentos poéticos designa el tono de cada parte de la película. Dolan supo exactamente qué tipo de historia quería contar y exactamente como contarla.

13. Spider-Man 2

Esta película es una obra maestra dentro del género de superhéroes. Peter Parker es representado como un ser humano real, con problemas reales, inseguridades y debilidades. La película se desarrolla con un ritmo increíblemente rápido y este sentido de urgencia ayuda a demostrar lo estresante que se ha vuelto la vida del superhéroe, siendo esta la base de la estructura de la historia. De esta manera, el ritmo contribuye brillantemente al desarrollo del personaje sin sobrecargar la trama.

12. The Room

Tommy Wiseau es uno de los individuos más fascinantes y excéntricos que existe, y es el creador de una de las peores películas de la historia. Es tan mala que su rareza resulta única, desde cómo fue grabada hasta su éxito viral. De hecho, su simple ejecución fue un milagro. Hay tantas cosas malas con esta cinta que es sencillamente divertido verla muchas veces, y en cada ocasión seguirás notando nuevos rasgos absurdos en sus hilarantes escenas.

11. Inglourious Basterds

Tarantino logra unir en una sola película varias historias que detallan la situación de la invasión nazi en Francia. La cinta está dividida en capítulos específicos, cada uno con diferentes tramas, locaciones, ritmo y estilo. El lenguaje y los diálogos son sus principales elementos teatrales, y a pesar de ser una película de guerra, los conflictos no se resuelven necesariamente con violencia sino con la elocuencia de los personajes.

La sincronización de esta cinta es increíble y la concepción del ritmo de Tarantino hace de esta obra una de las mejores de este siglo. A pesar de ser larga, cada minuto hace que valga la pena verla, incluso varias veces.

10. Mulholland Drive

Esta película, y las dos siguientes de esta lista, están aquí por el mismo motivo: es muy difícil entender que demonios es lo que ocurre si las vemos una sola vez.

En el caso de Mulholland Drive, Lynch propone intencionalmente un viaje musical a la psique del personaje principal. La mayoría de las escenas no son lo que parecen a primera vista y esto aplica para todos los elementos de la película. Esta cinta es un truco de magia cinematográfico que nos dejará un placentero estado de confusión hasta que la veamos unas cuantas veces más.

9. Mr. Nobody

Esta película es una obra de arte visual. Cada toma fue cuidadosamente estructurada con el fin de expresar el estilo único del director, proveyéndola con un maravilloso sentido de consistencia visual. Al igual que Mulholland Drive, esta película fue intencionalmente diseñada para impactar a la audiencia con una grandiosa trama. Si no te engancha la primera vez que la ves, probablemente no lo haga nunca, pero si sucede lo contrario, te embarcarás en un viaje confuso con visuales impresionantes.

8. Synecdoche, New York

SPONSOR

Esta es, sin duda, una de las películas más desconcertantes que existe. El director Charlie Kaufman trata de encapsular en una sola trama todas los sentimientos de desesperanza que los humanos experimentamos en algún punto de nuestras vidas, y de alguna manera lo logra.

Probablemente no entiendas esta película la primera vez que la veas; la segunda vez tal vez comiences a entender que es lo que sucede; y finalmente, en la tercera oportunidad, lograrás comprender su genialidad. De hecho, en cada oportunidad, posiblemente descubras nuevos elementos e incluso sientas que estás viendo una película totalmente diferente.

7. The Dark Knight

Christopher Nolan logró crear la grandiosa trilogía del más oscuro de todos los superhéroes. El Batman de Nolan está representado como un ser humano real, con conflictos, debilidades y una moralidad dudosa. La trama fluye continuamente a medida que el conflicto entre Batman y The Joker crece en intensidad y complejidad. La película gira en torno a sus confrontaciones, las cuales se incrementan de acuerdo al ritmo de la película. Verla una sola vez, definitivamente no basta.

6. Birdman

Esta obra de Alejandro Gonzalez Iñárritu fue grabada en lo que parece ser una sola toma continua con el fin de imitar la continuidad de la vida real. El único “corte” aparece al momento de dormir, como en la vida real, de resto, no parece haber ningún tipo de pausa. La película es un fascinante viaje a la realización de una obra de Broadway, ambientada con la acelerada percusión de Antonio Sánchez. Es una película hermosamente vertiginosa que acelera el reloj interno de cualquiera que se atreva a verla.

5. The Social Network

Nadie pensó que el libro acerca de la creación de Facebook se convertiría en una de las películas más emocionantes de todos los tiempos. The Social Network es el ejemplo perfecto de la exitosa relación entre director y guionista, en este caso David Fincher y Aaron Sorkin. La habilidad de Sorkin para sincronizar los recursos narrativos y la estructura de las secuencias de eventos es simplemente admirable.

Las infinitas herramientas visuales de Fincher y sus ingeniosas transiciones se juntan con la estructura narrativa de Sorkin y su vertiginoso contrapunteo en las brillantes confrontaciones orales de los personajes. Al terminar de verla, solo desearás volver a empezar.

4. Shaolin Soccer

Incluso si no te gusta el fútbol, luego de ver esta película tendrás que admitir que ver a maestros de las artes marciales jugando fútbol es simplemente impresionante. Esta es una inusual comedia con increíbles elementos visuales, emocionantes secuencias de acción (y ¿baile?), y un divertido guión que no teme salirse de la línea de vez en cuando.

3. Shaun of the Dead

Edgar Wright es indiscutiblemente el maestro de las películas que merecen ser vistas más de una vez. Su estilo, caracterizado por transiciones rápidas, montajes divertidos y algunos detalles de comedia, es el ejemplo perfecto de esta lista.

El ritmo de esta película es increíblemente rápido y su estructura narrativa hace que sea prácticamente imposible introducir todos los personajes y el contexto en los pocos minutos que dura. “Shaun of the Dead” es el ejemplo perfecto de que la manera en cómo se cuenta una historia es más importante que la historia en sí.

2. Whiplash

“Whiplash”, dirigida por el también baterista Damien Chazelle, nos muestra la caótica vida de un joven baterista de jazz, quien aspira ser recordado entre los grandes músicos del género. La película como un todo es una completa extravagancia musical, donde el compás del soundtrack forza a la audiencia a vibrar en sus asientos y a no querer despegar sus ojos de la pantalla. Si bien la trama no es compleja, disfrutarás verla una y otra vez.

1. Scott Pilgrim vs. the World

Cada cierto tiempo aparece una película que trastoca tu idea del significado del cine. Esta es una de esas películas. Tiene algo de comedia, acción y expone la idea de madurar y enfrentar la realidad. A pesar de sus elementos de fantasía, se percibe más real que muchas de las películas que existen. No hay otra película con un mejor sentido del ritmo, con increíbles transiciones, un ingenioso uso de la cámara, y una impecable estructura narrativa. Es un “mosaico del tiempo” como diría Tarkovsky.

Versión en español de: http://www.tasteofcinema.com/2017/the-15-most-rewatchable-movies-of-the-21st-century/

SPONSOR

¿Te ha gustado el articulo?