Los spin-off’s son aquellas series que derivan de otra que (en la mayoría de los casos) fue un éxito y finalizó. Compartiendo un universo y personajes de ambas historias pero cambiando de protagonistas.

En el caso de Better Call Saul, el desafío de cumplir con las expectativas de los fanáticos de la ya legendaria Breaking Bad era gigante y sin embargo ha sabido consolidarse como una de las mejores series del momento.

Pero, ¿Cómo una trama acerca de un personaje secundario de una de las series más reconocidas de todos los tiempos pudo triunfar por sí misma?

Entérate en este artículo, con el manual para crear un buen spin-off.

Paso 1: Mantener al creador de la serie original

El cerebro detrás de la historia de Walter White en Breaking Bad fue Vince Gilligan, su trabajo y visión fue la que llevo al éxito a esa serie, desarrollando personajes únicos en una historia que gradualmente fue superándose temporada tras temporada.

Ésta fórmula es la misma que funciona como motor en Better Call Saul. Es distinta, pero uno no deja de sentirse en un ambiente familiar; los ambientes desérticos de Nuevo México, la diversidad de los protagonistas, el ritmo de la trama y su capacidad de ir mejorando en cada ciclo es un estilo que lleva a fanáticos y nuevos espectadores a pegarse a la pantalla.

Desierto en Breaking Bad (izquierda) y Better Call Saul (derecha)

Por eso, el tener a Vince Gilligan  al mando de la serie no solo amplia el universo de Breaking Bad, (y mantiene su nivel de calidad) sino que lo renueva a través de nuevos ojos.

Paso 2: Encontrar un equilibrio entre las historias.

Si aún no había quedado claro, Better Call Saul sigue la historia de Saul Goodman, (interpretado una vez más por Bob Odenkirk) antes de lo sucedido en Breaking Bad, cuando llevaba el nombre de Jimmy McGill y aún no se convertía en un abogado criminal.

Sin embargo, los acontecimientos no se limitarán a los humildes orígenes de su protagonista ni a sus conflictos internos y familiares, sino que enfocarán una parte en explicar cómo se creó la gran red de contactos y cómplices que ayudarían a Saul Goodman en el futuro.

Destaca la actuación de Charles McKean como el odioso hermano “Chuck”

En ese sentido sobresale la inclusión de Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks)  quién se convertirá en ocasiones en un co-protagonista, trayéndonos de vuelta al mundo criminal de Breaking Bad y satisfaciendo la nostalgia de los fanáticos de la serie original.

Paso 3: Saber usar la precuela

Esta bien, no todos los spin-off’s tienen que ser una precuela, pero en caso de serlo, es importante saber ocuparla y no cometer el error de escribir un relato predecible.

Como en cualquier historia de este estilo, sabemos de antemano que los protagonistas van a sobrevivir a lo que les pasa, incluso sabemos cuál será su destino. Por lo tanto la trama de Better Call Saul no se centra en qué pasará sino en cómo pasará.

Ésto es importante porque una vez establecida la dinámica de la serie podemos seguir la historia con una interrogante persiguiendo al protagonista ¿Qué es lo que pasará que hará que Jimmy McGill se convierta en Saul Goodman? ¿Porqué éstos personajes secundarios desaparecen en el futuro?

SPONSOR

Obviamente la respuesta tardará en llegar, pero la duda permanente sirve para enganchar a los espectadores, en especial a los que vienen desde Breaking Bad.

Cabe decir que a pesar que la serie es más que nada una precuela, nos entrega pequeños lapsos del presente de Saul, bajo una nueva identidad (de nuevo) y con la obligación de mantener un bajo perfil, producto de sus últimos momentos en Breaking Bad respondiendo algunas dudas del destino del protagonista.

Paso 4: Profundizar en la historia original

Si bien una buena parte del mérito de Better Call Saul proviene de Jimmy y su búsqueda por establecerse como abogado, es imposible desconocer lo atractivo que resulta conocer más de fondo a personajes que en Breaking Bad no se desarrollaron completamente.

El ejemplo más absorbente es el de Mike: conocer de cerca su vida, sus pérdidas y el comienzo de su relación con Jimmy/Saul agrega mayor sentido a su persona y le entrega aún más relevancia a su final.

Si a eso le sumamos la cantidad de personajes conocidos que se van sumando de a poco al relato, como Tuco, Héctor Salamanca (y el cartel en general) y la reciente incorporación de Gus Fring (entre otros), nutre de momentos clave a la serie y deja abierta la puerta a más cameos desde el mundo de Walter White.

Paso 5: Tener un sello propio.

Éste sin duda parece ser el paso más difícil de cumplir y en donde más se demuestra el talento de Vince Gilligan como escritor, ya que como mencionamos anteriormente Better Call Saul es capaz de complementar la historia de la cual proviene, pero logra hacerlo bajo sus propios términos.

 

La extravagancia de Saul Goodman, su carácter extrovertido y su inteligencia no podían ser llevados a la pantalla bajo el mismo marco de Breaking Bad, por lo que la serie crea su propio estilo, incluyendo situaciones cómicas y secuencias rápidas propias del Saul que conocemos.

En resumen la historia es coherente con su protagonista y es capaz de hacerse valer por sí sola a pesar de provenir de otra trama, lo que se traduce en una serie simplemente genial, que los fans de Breaking Bad disfrutarán al máximo.

La serie ya ha ganado varios premios incluyendo mejor actor de serie dramática (para Bob Odenkirk) y mejor actor de apoyo de serie dramática (para Jonathan Banks)

Puedes revisar su último galardón en los Critics Choice Awards del año pasado aquí

Better Call Saul se encuentra emitiendo su tercera temporada y estoy seguro, nos seguirá entregando una trama de calidad.

SPONSOR

¿Han visto la serie?

¿Qué les parece la evolución del personaje?

¡Cuéntenme que opinan en los comentarios!

¿Te ha gustado el articulo?