Horror, comedia, y falso documental; todo en un sólo film… ¿Te atreves a descubrir qué se oculta tras las sombras? Adelante, aquí encontrarás mucho más que sólo otra película de vampiros, ya disponible en Netflix.

SPONSOR

¿Qué es “Lo que hacemos en las sombras”?

“What We Do in the Shadows” es un mockumentary (un tipo de falso documental de humor) escrito, actuado y dirigido por Taika Waititi y Jemaine Clement. Desde el formato de documental testimonial, el film muestra los pormenores en la vida de cuatro vampiros que conviven en una misma casa.

Esta película comenzó como un proyecto independiente en Nueva Zelanda, pero gracias al crowfounding pudieron llevar la cinta hasta Estados Unidos. Fue así que, en 2014, pudieron estrenar su película de 86 minutos en Sundance y ganarse el apoyo de la crítica.

Gracias a su éxito inicial no sólo lograron llegar a varias salas, sino que además ganaron varios premios. Resultaron mejor película en el Festival de Toronto (2014) y obtuvieron el premio del público en el Festival de Sitges (2014).

Si quieres ver “Lo que hacemos en las sombras”, ya está disponible en Netflix, en muchos cineclubes y seguramente también esté circulando por la web.

Paracinema la definió como “La mejor comedia de horror desde Shaun of the Dead

¿De qué se trata “Lo que hacemos en las sombras”?

El falso documental “Lo que hacemos en las sombras” sigue las vidas de Viago (Taika Waititi), Deacon (Jonathan Brugh), Vladislav (Jemaine Clement) y Petyr (Ben Fransham). Ellos son cuatro vampiros que comparten una misma casa y hacen lo posible para adaptarse, tanto a sus distintos orígenes, como a la sociedad moderna.

El día a día de estos vampiros nos mostrará los numerosos obstáculos que deben sortear: desde conseguir sangre humana y escapar a la luz solar; hasta cumplir tareas domésticas o elegir su vestuario aunque no puedan verse en un espejo.

Una noche, su rutina se verá interrumpida cuando Petyr convierta en vampiro al joven Nick (Cori Gonzalez Macuer). A través de él, se harán amigos de un humanoStu – e irán descubriendo las maravillas de nuestro siglo. Podrán entrar a clubs de moda, aprenderán sobre la tecnología e interaccionarán con personas sin chuparles la sangre. Todo marchará bien hasta que, sin querer, terminen poniendo en riesgo sus vidas.

Curiosidad: Hay una escena muy “hipnótica” al final de los créditos. ¡No te la pierdas!


Si te gusta este artículo, te recomendamos: “Dark Universe: el universo cinematográfico de Universal”

SPONSOR

¿Qué es un Falso Documental?

Existen muchos tipos de falsos documentales. En esencia, se trata de producciones que respetan las bases del género documental, pero de alguna forma lo rompen.  En el caso de “Lo que hacemos en las sombras”, se trata de un “mockumentary” o documental cómico.

Ese film utiliza las técnicas y la estética típicas del documental al estilo “cinéma vérité”: cámara en mano, encuadres cerrados, el protagonista se dirige directamente a la cámara, se alternan escenas de entrevistas. Al mismo tiempo, se abordan con naturalidad y seriedad aspectos completamente absurdos e irónicos de la vida de estos personajes ficticios: vampiros, hombres lobo y zombies. El choque entre la seriedad del abordaje fílmico y los sutiles chistes de la ficción son la escencia del “mockumentary”.

Curiosidad: Stuart Rutherford (derecha) era un informático amigo de los directores. En la película se interpreta a sí mismo: un informático llamado “Stu”.

El término “Mockumentary” se popularizó en los ´80 cuando el director Rob Reiner lo utilizó en una entrevista para definir  su film “This is Spinal Tap” (1984). Este tipo de falsos documentales generalmente están parcial o completamente improvisados. Se trabajan sin guión o, como en el caso de “Lo que hacemos en las sombras”, los directores sólo entregaron algunas partes de la historia. La intenció fue lograr que las reacciones del resto de los actores fueran mucho más naturales; sin romper con la atmósfera de verosimilitud.

Hay numerosos ejemplos de este género, predecesores a “Lo que hacemos en las sombras”, como por ejemplo: “Los dioses deben estar locos” (1980), “Borat: lecciones culturales de Estados Unidos para beneficio de la gloriosa nación de Kazajistán” (2006) o incluso la película animada de Sony “Surf’s Up” (2007).

 

¿Por qué merece mi tiempo?

  • Sorprende: Fuera de toda expectativa o prejuicio, este falso documental te garantizará un momento entretenido. Cuando el género terror – y especialmente de vampiros – ya parecía completamente agotado, llega esta película con un nuevo planteo. Todo aquello que puede parecer terror en la naturaleza del vampiro, los hombres lobo y los zombies, aquí se aprecia como natural e indudablemente cómico.

 

  • Interesante calidad: Al mezclar cámara en mano y entrevistas fijas, se logran una excelente naturalidad y verosimilitud del género documental. Sus contados (pero correctos) efectos especiales resultan mucho mejores de lo esperado, sin romper en exceso la ilusión de realidad y garantizando una sonrisa. La escenografía, ambientación, vestuario y maquillaje merecen un sincero reconocimiento, especialmente por los orígenes independientes del film.

 

  • Muy buen cast: Aunque sean figuras poco conocidos en varios países del mundo, esta película congrega muy buenos actores y artistas que lograron trabajar desde una naturalidad plausible. A pocos minutos de la película uno ya no duda de la existencia de vampiros y hombres lobos entre nosotros.


Y tu ¿qué falso documental recomendarías?

¡No dudes comentar y compartir el artículo con tus amigos!

¡Hasta la próxima!

SPONSOR

¿Te ha gustado el articulo?