Dunkerque: Christopher Nolan rompe los paradigmas del cine bélico

Dunkerque llegó con fuerza y se confirma como la mejor cinta de lo que va del año. Nolan se aventura por primera vez en el tan difícil cine bélico, pero sin perder su estilo. A continuación les entrego mi mirada y opinión sobre la nueva cinta del popular y aclamado director que podría llevarlo a su primer Oscar. Dejo en claro que tengo la regla de nunca dar una nota perfecta, por lo que me incline por lo más cercano en esta especial ocasión.


La historia y cómo Nolan nos llevó a vivirla

Creo que jamás sentí tan difícil explicar lo buena y brillante que es una cinta. Empezaré diciendo que Nolan una vez más nos entrega una gran película, es muy probable que su mejor trabajo hasta ahora. Nolan es reconocido por explorar diversos temas en sus cintas como la mente, los sueños, los superhéroes y la esperanza. En esta ocasión decide explorar la guerra mostrándonos la batalla más importante de la segunda guerra mundial y a su vez, la menos conocida.

Para que los no se manejen con la historia bélica les explicaré que Dunkerque nos muestra la llamada Operación Dinamo. Para mayo de 1940, la Alemania Nazi había aplastado las defensas francesas, tomado Holanda, Bélgica, Luxemburgo y empujado a los ejércitos aliados hacia el mar, encerrándolos en la ciudad francesa de Dunkerque. En esta ciudad quedan más de 400.000 soldados entre británicos, franceses y belgas. El 26 de Mayo se inicia la Operación Dinamo que buscaba rescatar a la Fuerza Expedicionaria Británica, Churchill sabia que si sus 300.000 soldados caían, Gran Bretaña se quedaría sin fuerzas para pelear en su propia tierra. Para esto ordena a embarcaciones civiles zarpar hacia Dunkerque en búsqueda de los soldados aliados, antes que la fuerza aérea alemana acabara con ellos.

 

Tras la pequeña clase de historia vamos a la película. Si tuviera que elegir una palabra para describirla sería realismo. Nolan siempre se ha destacado por ser un director muy detallista, pero lo hecho en Dunkerque llega a la perfección. En tema de efectos especiales siendo honesto no pude distinguir donde había CGI y donde no. Es sabido que para esta producción Nolan eligió usar principalmente efectos prácticos. Esto se hizo a tal nivel que se mando a reconstruir 1 kilómetro de muelle. También se usaron aviones de la segunda guerra mundial y algunas de las embarcaciones que participaron de la operación dinamo. La película fue filmada también en la misma ciudad de Dunkerque y sus playas, para Nolan todo esto era vital para reconstruir la historia.

 

El manejo del sonido y la música es sin duda otro gran aspecto de esta cinta. Por medio de la música y el sonido Nolan nos transporta a la guerra, haciéndonos sentir que somos parte de lo que viven los soldados. Pero lo más increíble es que podemos sentir lo mismo que sienten los soldados en la guerra. Angustia, terror, desesperación y a su vez esperanza, alegría, compasión. Nolan al igual que en Inception, Interestellar y la trilogía de Batman, vuelva a confiar en el experimentado Hans Zimmer, obteniendo un resultado asombroso. Con la ayuda de diversos sonidos y tonos, Zimmer nos mantiene pegados al asiento, desesperados cada vez que escuchamos a los Stukas y sus sirenas. Nos hace saltar con cada disparo proveniente de la nada y con el ritmo del reloj recordándonos que estamos contra el tiempo en todo momento, que cada instante puede ser el último. Les dejo el soundtrack de la cinta.


Si te gusta esta reseña, te recomendamos: “La critica se rinde ante la cinta bélica de Nolan ¿por que?”


Siguiendo con lo destacado podemos hablar de la fotografía. Para esta tarea Nolan confía otra vez en un viejo conocido, el director de fotografía Hoyte van Hoytema. Van Hoytema ya había trabajado con el director en Interestellar y entre sus trabajos destacan cintas como Låt den rätte komma in (2008), The Fighter (2010), Her (2013), 007: Spectre (2015). Para esta ocasión Van Hoytema junto a Nolan buscarían tonos azulados, los que van muy conectados con el lugar donde se desarrollan los hechos. La cinta fue filmaba con cámaras IMAX en formato de 70 mm, lo mejor que hay en la actualidad. Con una fotografía increíblemente limpia y hermosa, nos entregan momentos para maravillarnos y decir “esto es arte”. Destacar también el uso de las cámaras, que nos dan ángulos y escenas simplemente increíbles. Las escenas aéreas fueron de las que más disfrute, jamás vi batallas aéreas tan reales antes. Se ven tan bien que llegas a pensar que Tom Hardy aprendió a volar un Spitfire. Desde ya digo que es una obligación ver la cinta en IMAX para apreciarla al 100%.

SPONSOR

Vayamos con el guión ahora, que sin duda da para discusión. El guión fue realizado por el mismo Nolan, algo que sin duda le ayudo a que estuviera tan bien conectado con el resto de los elementos. Si bien es normal que veamos en las películas muchos diálogos que nos permiten conectarnos con los personajes y conocerlos, este no es el caso. Nolan rompe con lo establecido y nos entrega un guión muy pequeño, al punto que casi no hay diálogos.

Algunos dirán “¿como quieren que conozcamos a los personajes? ¿cómo sabremos de qué trata la cinta?”. Todas esas tonteras déjenlas a un lado y piense un poco. Los soldados están bajo fuego constante y luchando por sobrevivir. ¿De verdad creen que les importa conocer al que tienen al lado? ¿Saber qué piensa de la vida o lo que viven?. Estamos hablando de la guerra, no una inventada, si no de una real que sucedió y de una batalla en donde sobrevivir significaba la victoria. Nolan entiende eso entregándonos un guión que usa solo para dar detalles y sepamos un poco más sobre lo que estamos viviendo. En lugar de usar el guión para narrar la historia, Nolan se arriesga usando el lenguaje cinematográfico como el sonido, las imágenes y la actuación, un gran acierto.

En cuanto a los personajes hay que dejar claro que no hay un protagonista principal ni secundarios. Dunkerque cuanta con un reparto coral, en el cual todos los personajes tienen el mismo peso e importancia. No hay grandes discursos y robados de cámaras para traer publicidad. Un ejemplo de esto es Tom Hardy a quien solo se ve la cara en una escena en toda la cinta y eso no impide que realice una gran actuación. En contraste tenemos a Harry Styles, ex-One Direction a quien si se le ve el rostro, pero que con muy pocas líneas logra sorprender con una buena actuación. Siendo honesto en ningún momento se puede decir que alguien actúa mal, todo el reparto realiza un trabajo estupendo. Nolan apostó por rostros nuevos con los cuales acertó y conocidos que dan confianza y experiencia. Respecto al antagonista, podríamos decir que son los alemanes pero en ningún momento los vemos. En Dunkerque tenemos más bien un antagonista abstracto, la humanidad.

Dicho todo lo anterior finalmente llegamos a la dirección. Christopher Nolan nuevamente usa una narración poco convencional, muy al estilo de Memento, Inception o Interestellar pero mucho mas sutil y pulida. La cinta en un inicio esta dividida en 3 escenarios; tierra, mar y aire. Cada uno de los escenarios se desarrolla en tiempo distinto y a medida que avanza la cinta vemos como se va entrelazando todo. Este tipo de narración puede ser molesto para algunos, pero lo cierto es que se trata del estilo propio del director.

Conclusión

Dunkerque está al nivel de clásicos como Paths Of Glory (1957), Full Metal Jacket (1987), Paltoon (1986), Saving Private Ryan (1998), The Thin Red Line (1998), convirtiéndose en una de las cinta que se usarán para enseñar cine. Es como ver los clásicos del cine en su época de oro pero en la mejor calidad técnica posible. Pero no solo llega al nivel de clásicos, si no que se aventura y logra aportar algo más que sus predecesoras. Nolan por medio de la dirección, el guión, efectos especiales, sonido, música, diseño y el resto de elementos logra transportarnos a la segunda guerra mundial, hacernos participes de ella. Podemos sentir el terror y la esperanza de los personajes, somos un soldado más corriendo por la calles de Dunkerque, somos el copiloto en los Spitfire, somos otro soldado tratando de sobrevivir a las balas y celebramos la esperanza cuando llega. Somos más que espectadores, somos parte de la película. Dunkerque es una obra maestra de Nolan y del cine, en tiempos donde pocos se atreven a llegar a ello.


Deben ver Dunkerque y si es posible, en IMAX

Recordar que es una reseña y opinión personal. Espero que te haya gustado el articulo, sería grandioso que lo agradezcas compartiéndolo en las redes.

No olvides dejar tus comentarios

¡Yo soy Húsar, su amigable redactor, nos leemos en la próxima!

 

SPONSOR
Pros y Contra
La música y manejo del sonidoLa dirección y narración de la cintaBrillantes efectos especiales Guión corto pero precisoFotografía
Nada
99%Nota Final
Puntuación de los lectores 19 Votos
86%

¿Te ha gustado el articulo?