Muchos de nosotros llevábamos mucho tiempo esperando el regreso de Twin Peaks. Llenos de esperanza, pero también llenos de temor. Y es que no se trata solamente de una nueva temporada de una serie cualquiera, se trata de reavivar uno de los universos más intrigantes y extraños que jamás ha visto la televisión. Y sin duda, uno de los más mágicos.

Incluso más de 20 años después, nunca ha dejado de atrapar y enamorar a gente a través del globo. Y es que cualquier persona que haya visto Twin Peaks (y me refiero a la serie original), sabe que es demasiado especial como para ser tratada como una serie de televisión normal. Esos personajes, esos paisajes, esas estrambóticas situaciones, esas hipnotizantes, preciosas y repetitivas canciones (maravillosamente repetitivas)… dejan huella. Y 25 años después, Lynch decidió que era hora de reanudar esa huella.

Finalmente, llegó el día del estreno. Con tanto miedo como ilusión, nos enfrentamos a lo que podría ser la mayor decepción de nuestras vidas o el mayor regalo jamás recibido. Ahora sé cual fue mi error (y probablemente el de muchos) al principio. Y es que muchos de nosotros esperábamos encontrar una continuación acorde con lo que fue Twin Peaks en su época, sin darnos cuenta que habían pasado casi 30 años y que estamos viviendo en el futuro.

¿Cómo es la nueva Twin Peaks?

Pues desconcertante. Muy desconcertante. Pero no nos olvidemos que estamos hablando de David Lynch. Efectos especiales a mansalva (algunos de un curioso patetismo, en el mejor de los sentidos), sueños extravagantes, surrealismo y… más surrealismo. Y es que en cuatro capítulos que lleva, prácticamente ya han abierto más tramas e incógnitas de las que hubo nunca en Twin Peaks antaño. Y no eran pocas ni poco intrigantes.

En esta nueva temporada ha conseguido llegar a otro nivel. Un nivel en el que ya ni te cuestionas lo que sale en pantalla. Ahora sencillamente lo absorbes sin entender lo más mínimo, esperando a que en un futuro aquello con tan poco sentido acabe cobrándolo (lo cual parece, por lo menos, muy pero que muy complicado).

SPONSOR

Si te gusta este artículo, te recomendamos: 10 películas sobre la locura y los trastornos mentales


¿Es buena la nueva temporada de Twin Peaks?

Sinceramente, es muy temprano para poder decirlo, lo que sí podemos decir es que es tan desconcertante (o incluso más) que la original. Y que es diferente. Si evoluciona bien, es posible que Lynch nos vuelva a sorprender con otro maravilloso sueño lúcido como ya hizo hace 25 años. Sin embargo, tenemos que tener la mente abierta y no encerrarnos en esta nueva entrega como una temporada más, sino como en otra serie proveniente del mismo universo, de lo contrario, difícilmente te llegarás a sentir cómodo al 100%.

No resulta fácil, pero tenemos que dejar ir ese bucólico Twin Peaks que tenemos todos en nuestros corazones. Es hora de un nuevo y moderno Lynch con 25 años de locura acumulada. Nuestros queridos jóvenes han crecido, nuestros personajes preferidos han envejecido y el mundo ya no es lo que era. Y debemos cambiar con él si queremos dejarnos sorprender de nuevo por este maravilloso titiritero llamado David Lynch.


Y a ti ¿te gustó Twin Peaks?

No olvides dejar tu comentario. ¡Gracias por seguirnos!

SPONSOR

¿Te ha gustado el articulo?