En el año 1996, Garry Fraser tenía apenas 19 años de edad y se encontraba inmerso en un mundo de drogas, alcohol y sexo desenfrenado.

SPONSOR

En ese entonces, la primera edición de Trainspotting vio la luz del día, una película dirigida por Danny Boyle, que cuenta la historia de un grupo de jóvenes heroinómanos en Edimburgo y el viaje de su protagonista, Mark Renton, para lograr escapar de ese mundo y poder surgir en la vida.

gggg

Fraser, que en aquella época vivía en Muirhouse, el cual es uno de los barrios más peligrosos e infestados de problemas de la ciudad de Edimburgo comenta que:

“En ese entonces creía que la película estaba demasiado edulcorada”, asegura que, no pensaba que representará la realidad de su estilo de vida, ni la cultura social en la cual se desenvolvió.

Sin embargo, esta apreciación por el largometraje y su guion ha cambiado 20 años después, sobretodo tomando en cuenta que, ahora es codirector de la segunda parte de esta película, “Trainspotting 2”

Trainspotting se convirtió con el pasar de los años, en una película de culto entre de los jóvenes del Reino Unido, específicamente en Inglaterra y Escocia, país en donde la historia se desarrolla.

Es por esta razón que, cuando Danny Boyle le llamó, para informarle sobre su interés por trabajar juntos en la secuela, Garry no pudo creerlo, y simplemente afirma que estuvo esperando durante más de 12 años, esa llamada telefónica.

Fraser consiguió una razón de peso para cambiar el rumbo de su vida, al tener su primer hijo, pues esa nueva vida que tenía bajo su responsabilidad, le hizo darse cuenta que el mundo existía algo mucho más importante que él.

Ese fue el momento en el cual decidió inscribirse en una escuela superior de artes audiovisuales, dejando la adicción a las drogas de manera progresiva.

SPONSOR

Irónicamente, sus experiencias de juventud llena de excesos, vicios y malos pasos, le enseñaron lecciones de vida que hoy en día, le ayudan a conseguir la inspiración necesaria para crear largometrajes de calidad, tocando temas sociales, desde el punto de vista humano, crítico e incluso visceral.

Su primera película, se trató sobre los jóvenes de Reino Unido que abandonan sus estudios para vivir de crímenes pequeños. Película con la cual, el director tiene una gran conexión pues asegura que después de rodarla, supo que ese era el camino que quería transitar en su vida.

En el 2013, ganó su primer premio Bafta a nuevo talento escocés, gracias a su película Everybody’s Child, la cual es considerada, su obra más personal, pues en ella relata su propia vida, dándole un enfoque frio y crítico.

Fue en ese entonces, cuando Danny Boyle decidió contactarlo para que lo ayudase con la dirección de Trainspotting 2, pues ante los ojos de Boyle,no existía nadie mejor para dirigir esta secuela.

Incluso frasser, quien se encuentra apenas en el comienzo de una carrera repleta de éxitos, opina que “Son las dificultades reales en la vida, las que te dan grandes recompensas”. Y es por esta razón que dice que “no cambiaría mis traumáticas experiencias por nada”.

Quizás te puede interesar: Patton (1970) La cinta con la cual George C. Scott rechazo el Oscar

¿Es realmente la peor película de terror, o ni siquiera la consideran parte del género?

Esperamos sus comentarios y críticas.

SPONSOR

¿Te ha gustado el articulo?