La gran mayoría tiene su primer contacto con William Shakespeare en la época escolar,  degradado a líneas con un significado oculto y a oraciones que puedan utilizarse en un ensayo. No es extraño que sus obras se relacionen con tarea, sin embargo  cuando un director de cine consigue la inspiración en una obra del popular escritor y escoge a actores bastante buenos para interpretarlo de forma natural, no hay guionista que logre igualarlo.

Aquí hay diez películas que hacen cosas maravillosas con obras de Shakespeare.

Love’s Labour’s Lost (2000)


No es una adaptación perfecta, pero está llena de mucha ambición. Kenneth Branagh, una vez más, imagina la historia de cuatro amigos que deciden no involucrarse con el amor como un viejo musical de Hollywood, con una gran variedad de canciones de George Gershwin y Cole Porter agrupadas dentro de todo el pentámetro yámbico.

Much Ado About Nothing (2012)

Esta versión en blanco y negro de Much Ado About Nothing, filmada en su casa protagonizada por vario de sus amigos más cercanos. Una adaptación muy energética que es más cómica que la mayoría de sus homólogos. Amy Acker es particularmente buena como Beatrice, con sus ocurrencias y precipitándose a todo cual heroína egocéntrica de los 40. Menos extravagante que la versión de Kenneth Branagh pero no menos interesante.

Much Ado About Nothing (1993)

Una explosión de amor, con Kenneth Branagh, Ema Thompson, Kate Beckinsale, Richard Briers, Imelda Staunton y un elenco muy a la altura, creando la versión británica de esta comedia llena de confusión de identidades y sentimientos suprimidos. En la versión americana, Michael Keaton es maravilloso como el torpe Dogberry, mientras que Denzel Washington hace un muy apuesto Prince. Uno sospecharía que KeanuReeves hace el papel de villano más que todo por su poder estelar.

10 Things I Hate About You (1999)

Luego de Romeo + Julieta, transportar a Shakespeare a los pasillos de las secundarias americanas se convirtió en algo ‘‘cool’’. Una de las más exitosas fue 10 Things I Hate About You, el cual no posee nada de ese lenguaje confuso de Shakespeare pero si la trama de la comedia titulada (horriblemente), La Fierecilla Domada. Mucho del éxito se debe a los actores, Julia Styles es una chica determinada que, engañada, mantenía una relación con un tipo vago interpretado por Heath Ledger.

Coriolanus (2012)

SPONSOR

El debut como director de Ralph Fiene  es una mórbida y sangrienta toma de una historia de un héroe de guerra cuyo optimismo y orgullo se transforman en crueldad y amargura, cuando sus rivales y su autoestima lo llevan a un punto muy bajo. Es Shakespeare visto como una película de guerra con armas, violencia que te eriza la piel y un brillo sangriento. Shakespeare rara vez se muestra tan masculino.

West SideStory (1961)

Romeo y Julieta una vez más, pero esta vez transformado en un musical neoyorquino con dos pandillas rivales. Tony, un miembro de la banda americana, se enamora de María, la hermana del líder de la pandilla puertorriqueña. Hay muchas cosas de las que reírse en este musical, las canciones son excepcionalmente pegajosas y producidas con mucha imaginación. El final es diferente al de Romeo y Julieta, elimina toda la trama de la obra.

Hamlet (1996)

Hay mucha discusión acerca de cuál es la mejor adaptación en la pantalla de Hamlet. Probablemente mucha gente elija la versión de Laurence Oliver de 1948, que ganó un Oscar como mejor película, pero es más una versión teatral y, de alguna manera, simplifica la película. Hay posiblemente la misma cantidad de gente que aclama la versión de Franco Zeffirelli protagonizada por Mel Gibson. La toma de Kenneth Branagh es seguramente definitiva si acaso por incluir cada palabra de la obra. Está impecablemente protagonizado por un increíble reparto y extensa información tanto de la parte política como de la parte psicológica de la obra.

Henry V (1944)

Tiene que haber una versión de Laurence Oliver en cualquier lista de Shakepeare, así que aquí tenemos esta gran experimental toma de Henry V. Hecha hacia el final de la segunda guerra mundial con la intención de ser conmovedora, patriótica y que incitara un apoyo a los militares. Esta demás decir que cumplió con creces con ese objetivo.

Throne Of Blood (1957)

Usando la trama pero no el texto de Macbeth, Akira Kurosawa reubica la obra escocesa a un Japón feudal. Toshiru Mifune está completamente metido en el papel del samurái que se va a convertir en un poderoso lord y se embarca en una misión destructiva de venganza para ganarse el derecho, estimulado por su ambiciosa esposa.

William Shakespeare’s Romeo + Juliet (1996)

Baz Luhrmann transpone la historia desde los enamorados hacia una versión más o menos moderna en Verona Beach, donde pandillas rivales, se disparan entre ellos (dándole a todas las pistolas nombres de las espadas, para así no cambiar el texto original, un toque genial) y se enamoran de manera dramática.

SPONSOR

¿Te ha gustado el articulo?